El método japonés de 'las 5S'


La organización es fundamental en nuestra vida, por eso hoy vamos a abordar como mantener tu oficina ordenada y limpia. Mantener tu lugar de trabajo organizado es indispensable para conseguir un orden en tu vida, tanto laboral como personal. No sólo basta con almacenar todas las pertenencias de las que quieras prescindir en nuestros trasteros, es necesario seguir una serie de pautas para mantener ese orden.

Habrás oído hablar del tan famoso método japonés de “las 5S”, si no, te vamos a contar en qué consiste. Este método es una técnica de organización creada en la década de los años sesenta, la cual se compone de 5 principios básicos cuya primera letra es la “S”; de ahí su nombre.

En resumen, el método consiste en mantener nuestro lugar de trabajo ordenado y limpio, para que del mismo modo nuestra mente también lo esté, siendo más productivos y eficientes.





Veamos los principios de las “5S”:

1- Clasificación o Seiri en japonés:

Este principio se basa en separar y descartar elementos inútiles de nuestro espacio de trabajo. Es decir, todo aquello que no sea necesario y superfluo. .

2 - Orden O Seiton:

Este punto trata exactamente lo contrario: la organización de todo aquello que necesitamos, y ordenarlo de manera eficiente.

3 - Limpieza o Seiso:

En este apartado, prima la limpieza y preservar el espacio de trabajo libre de toda suciedad, resultando indispensable tanto para nosotros como para posibles clientes.

4 - Estandarización o Seiketsu:

Se basa en el establecimiento de una serie de normas propias que prevengan el futuro desorden y suciedad. Es decir, si cambiamos algo de sitio generando una desorganización, resulta importante recolocarlo en su lugar apropiado. 5 - Mantener la disciplina o Shitsuke

En la línea del principio anterior, se nos propone mantener la disciplina y las pautas intactas y fomentarlas en todos los aspectos de nuestra vida.

En definitiva, el método japonés de “las 5s” nos invita a controlar de forma más focalizada aspectos de la vida laboral que se nos escapan, y que pueden afectar de manera directa a nuestra vida personal. Nos invita a tomar las riendas y a hacernos dueños de nuestra propia oficina.

En resumen, el método consiste en mantener nuestro lugar de trabajo ordenado y limpio, para que del mismo modo nuestra mente también lo esté, siendo más productivos y eficientes.